Pensando la profesión: “El periodismo como articulador de saberes y prácticas”

El Centro Regional del INTA Entre Ríos, el Ministerio de Cultura y Comunicación de la Provincia, la Bolsa de Cereales de Entre Ríos y la Asociación Entrerriana de Periodistas Agropecuarios organizaron en forma conjunta un seminario para “homenajear” a los periodistas agropecuarios, que celebraron su día el 1º de septiembre.

Con tal objetivo, se convocó al reconocido periodista Washington Uranga, quien compartió su mirada, reflexiones e ideas respecto al rol fundamental del periodismo como facilitador del dialogo público y promotor del desarrollo de los territorios con inclusión social.

  Washington Uranga, periodista, investigador de la comunicación y docente de larga trayectoria en carreras de grado y postgrado en todo Latinoamérica, destacó la iniciativa como una “buena práctica de acción comunicacional por el hecho de que diferentes entidades se junten para promover una instancia de reflexión, de pensar en común. Para empezar a pensar la comunicación es un muy buen dato”.

Uranga centró su presentación en las contribuciones del periodismo al diálogo público para el desarrollo sustentable de los territorios, generando un espacio para “pensar y construir juntos”, dialogando e intercambiando ideas y reflexiones, cada participante desde su acción y práctica planteando como disparador el “qué nos está pasando? Qué está pasando al periodismo”.

 

“Hubo un tiempo en que los periodistas fuimos capaces de explicar en qué consistía nuestra profesión. Ese tiempo ya pasó. Ahora se nos hace difícil decir qué hacemos con precisión por distintas razones. Primero porque aquella primera idea de ser el nexo entre lo nuevo, la noticia y la sociedad se desdibuja, entre otras cosas porque no somos los únicos que hacemos eso”.

“Los periodistas perdimos el monopolio del manejo noticioso porque las audiencias, que son ciudadanos, comenzaron a seleccionar sus propias fuentes, a acceder a ellas de manera directa. Gran parte de esos ciudadanos/audiencias se convirtieron ellos mismos en emisores, en fuentes permanentes de generación de información”- expresaba el expositor.

 

El hecho tecnológico hizo explotar las redes. Tenemos la idea de que cualquiera puede cubrir este espacio, hay tecnología que lo habilita pero además, desde otros campos, profesionales y académicos, también se incursiona en este fenómeno complejo llamado comunicación. “El tema es cómo nosotros nos resituamos, dónde queda nuestra identidad y nuestro trabajo específico. Se han multiplicado las fuentes y se cuestiona al periodismo”.

 

“También es cierto que los medios de comunicación han  asimilado y absorbido gran parte de los  asuntos  públicos  –también  de  los  privados-  y  se  han  transformado  así  en  escenario  casi excluyente. Son prácticamente el único escenario de la representación o de la puesta en escena.  La plaza pública que simbólicamente ofició de lugar de encuentro, de negociación, de la lucha política y de  poder  en  las  distintas  sociedades  y  momentos  de  la  historia  de  la  humanidad,  hoy  se  ha trasladado al escenario de los medios. Las pantallas de todo tipo, no solo de la televisión, y quizás por encima de la radio y de las páginas de los diarios, son la nueva plaza mediática”.

 

“La  profesión  de  periodista se  inserta  en  un espacio donde  los  medios generan  agendas, establecen  el  nexo  entre  actores  sociales  diversos,  y  hasta  determinan  los  modos  de cómo  se construye la  participación en la sociedad. A través de mensajes, de informaciones, pero también de entretenimientos y promoviendo subjetividades. La comunicación y la información  son  un  gran  negocio  para  la  mayoría  de  las  empresas  y    los  grandes  grupos económicos.  Negocio  económico,  pero  también  político.  Ese  es  el  centro  de  la  cuestión,  aunque falazmente  se  levanten  las  banderas  de  la  “libertad  de  expresión”  y  de  la  vocería  del  “pueblo”.

 

“¿Hay crisis en el periodismo? ¿En qué consiste la crisis de identidad de la profesión periodística?”

 

Washington Uranga planteó que si hay crisis, seguramente no es por falta de información sino en todo caso por exceso de la misma.

 

“Si el manejo de la información ya no es exclusivo de los periodistas, por una parte, pero al mismo tiempo “todo” ocurre en el escenario de los medios, volvemos a preguntarnos: ¿cuál es la función de los periodistas? ¿Cuál es su rol? ¿Cuál su responsabilidad?  Desplazados del centro de la escena informativa, pero situados al mismo tiempo en medio de la lucha por la instalación de los contenidos y de la producción de sentidos, los periodistas estamos buscando nuestro lugar en medio de la lucha de poder en la sociedad”- manifestó Uranga.

 

“Existe entre nosotros una tarea pendiente: trabajar en una suerte de nueva democracia de lo público, donde se redefina el espacio mismo, donde los actores encuentren modos renovados de participación, donde se generen otras formas de diálogo, negociación y construcción de consensos y donde todos y todas, sujetos y organizaciones, puedan alcanzar la visibilidad real que la democracia necesita, tanto para expresar sus demandas como para poner de manifiesto sus posiciones. Esa tarea de reconstrucción y nueva constitución de lo público tiene que hacerse, necesariamente, desde la sociedad civil y sobre la base de una perspectiva de derechos. Especialmente del derecho a la comunicación entendido como derecho habilitante de otros derechos”- continuó.

 

“Hay una  nueva  responsabilidad  que  surge  y  frente  a  la  cual  es  necesario  dar  respuestas.  No  solo informar, sino construir las condiciones necesarias para el diálogo público y diverso en el territorio”.

Esta  tarea  señalada  supone  una  vuelta  a  las  fuentes  del  periodismo:  la  información.

 

“La  primera  exigencia  es volver  a  las  fuentes.  Y  esas  fuentes  son  los actores en el territorio los únicos en condiciones de ser reconocidos como voceros genuinos a la vez que diversos de las distintas manifestaciones en el territorio. Con sus acuerdos, con sus conflictos, con sus luchas por el poder.

Actores presentes y actuantes en el territorio a los que hay que ir a buscar allí, donde viven, donde  trabajan,  donde  gozan  y  sufren.  Para  convertirlos  en  nuestros  informantes  clave  sin mediaciones, sin tergiversaciones.

 

“Volver a las fuentes es volver a los actores sociales que construyen diariamente la realidad del territorio. Es fundamental para los que hacemos comunicación con sentido ético, profesional y con la pretensión de aportar al desarrollo de las sociedades en las que estamos viviendo”- reflexionaba Washington Uranga en el marco de un público de estudiantes y periodistas agropecuarios de la provincia de Entre Ríos.image002 (1)

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/pensando-la-profesion-el-periodismo-como-articulador-de-saberes-y-practicas/