Multitudinaria protesta contra Botnia-UPM.

Una caravana de 900 automóviles, encabezados por el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, marchó este domingo hasta la frontera con Uruguay, en protesta contra el aumento de producción de la pastera Botnia-UPM, confirmó a AIM el integrante de la Asamblea Ciudadana Ambiental Juan Veronesi. “Un fuerte operativo de seguridad desplegado por el gobierno uruguayo nos impidió llegar hasta Fray Bentos, como estaba decidido. Esto reafirma nuestra decisión: de la protesta, no nos bajamos”, advirtió. El miércoles a las 20:30 habrá una asamblea  en la plaza principal de la localidad.

En diálogo con esta Agencia, Veronesi recordó que la marcha, de la que participaron 900 vehículos, se realizó este domingo y tuvo la intención de llegar al municipio de Río Negro
(República Oriental del Uruguay), donde estaba previsto entregar un documento al intendente de esa localidad, Omar Lafluf.

“La caravana pasó por Arroyo Verde y, nuestra intención era llegar a Fray Bentos para entregar al intendente de Río Negro, Omar Lafluf, un petitorio”, indicó el ambientalista. Sin embargo aclaró que la situación se tensó porque en la frontera uruguaya, “Prefectura de ese país nos cortó directamente el paso y no nos dejó ingresar al peaje; en las puertas de Uruguay,  seguridad no nos dejó ingresar”, se quejó.

Ante esa circunstancia, “no tuvimos más remedio que protestar y de hecho hubo mucha gente que estaba en la zona de frontera que se molestó con las fuerzas de seguridad, por lo que hicimos una asamblea en el lugar, consultamos a la gente y leímos la declaración que queríamos entregarle a Lafluf, que no nos permitió avanzar”.

Veronesi recordó que “previo a esa situación,  teníamos el ofrecimiento de Lafluff para que ingresaran a Río Negro tres personas, pero nos negamos; esa actitud arrogante molestó a la gente, que decidió que íbamos todos o no iba nadie”.

El asambleísta señaló que el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, que encabezó la marcha, “nos acompañó todo el tiempo, e incluso nos dijo que a pesar de tener el ofrecimiento de su par uruguayo, si la asamblea no podía ingresar, él tampoco cruzaría la frontera”.

Lo que pasó
Los vecinos de Gualeguaychú comenzaron a congregarse cerca de las 15 en el Paraje Arroyo Verde, en el kilómetro 28 de la ruta internacional 136, para trasladarse luego, en una caravana integrada por 900 vehículos, hacia la ciudad uruguaya de Fray Bentos. Sin embargo, en la frontera con Uruguay, sobre el Puente General San Martín, la Prefectura uruguaya les frenó el paso.

El viernes, el gobierno uruguayo comunicó a través del jefe comunal de Río Negro (Uruguay), Omar Lafluf, que sólo permitirá el paso a Juan Bahillo, y tres asambleístas, para mantener una reunión con representantes de ambos bandos.

“Si la asamblea no puede cruzar a Uruguay, yo tampoco voy a cruzar porque esto no es una iniciativa propia sino que estoy acompañando” a la comunidad de Gualeguaychú, explicó Bahíllo, en la cabecera uruguaya del puente. “Al no poder pasar la caravana, no vamos a cruzar para entregar el petitorio. Lo lamento. Lo haremos llegar de otro modo”, insistió.

En ese encuentro, estaba previsto que el intendente y representantes de la Asamblea le entregaran a la autoridad de Río Negro un petitorio para pedir la relocalización de la pastera y los documentos de la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) reunidos por el canciller, Héctor Timerman, y expuestos en una conferencia de prensa esta semana, cuando anunció que volverá a llevar el caso a la Corte Internacional de La Haya.

Declaración
En la frontera con Uruguay, sobre el puente, los asambleístas leyeron una Declaración, a la que accedió AIM, que se transcribe textualmente.

“Han pasado diez años y hoy, como ayer, nuestra lucha sigue siendo por la Vida. Por el derecho irrenunciable de vivir en un ambiente sano y es nuestra obligación para con las generaciones futuras de que dispongan de un mejor ecosistema. Por eso, esta bandera no conoce de fronteras y si de hermandades. Debe unir a los pueblos y no separarlos.

Nuestra interpelación está dirigida a ambos gobiernos, para que asuman la real representación de su pueblo y no terminen siendo meros administradores de poderosos intereses económicos bajo las promesas de mejor futuro que solo traen aparejadas más pobrezas y dramas sociales. Cuando quienes deben hacerlo no lo hacen, los pueblos se movilizan, por eso hoy aquí como hace diez años reclamamos:

1.    El 4 de octubre de 2003, el presidente municipal de Gualeguaychú, acompañado por numerosos ciudadanos, se presentó ante las autoridades uruguayas. Expresaron el rechazo a la instalación de plantas de celulosa en esta región, que se venían anunciando desde  distintas empresas y países. Similar presentación fue realizada ante las autoridades argentinas  Hemos avanzado desde entonces en la información sobre las consecuencias negativas para el medio ambiente y para la salud humana y llegamos a la conclusión que Gualeguaychú no aceptará nunca un emprendimiento que es ilegal y contaminante.

2.    En todas las instancias y lugares, donde pudimos, hemos expresado una y mil veces y de múltiples maneras, tanto a las autoridades Uruguayas como a las Argentinas y a las de otras Instituciones del mundo, como a la ciudadanía en general, las razones que avalan nuestra postura. Todas basadas en que Botnia contamina.

3.    El gobierno uruguayo ha tenido siempre oídos sordos a nuestros reclamos. Ha sostenido una permanente actitud de exaltar las supuestas bondades de estas fábricas y hasta ha dado informaciones  inexactas a su pueblo respecto al carácter contaminante de Botnia – UPM.

4.    El presidente de la ROU (José Mujica) reconoció recientemente en forma pública que Botnia – UPM contamina, al decir que “si se disminuye la cantidad de fósforo que emite la planta será menor la contaminación producida”.

5.    También el canciller Héctor Timerman ha reconocido tardíamente los índices de contaminación. Ocultando durante mucho tiempo datos que se conocían y que no fueron suministrados a la población afectada y a los sectores interesados.

6.    Por esos motivos, nos oponemos a que se autoricen mayores niveles de producción a una empresa que de por sí contamina con los actualmente autorizados por el gobierno uruguayo. También rechazamos la instalación de nuevas plantas de celulosa en la cuenca del río Uruguay.

7.    Responsabilizamos una vez más al gobierno uruguayo y a la empresa Botnia – UPM, por la contaminación ambiental producida y por la afectación de la salud humana (como se demostró recientemente al tener que evacuar personas  de urgencia por organismos de salud de ambos países), y por la tendenciosa información que sobre la misma brindan  al pueblo uruguayo. Responsabilidad que también le cabe a nuestro gobierno.

8.    Pedimos una vez más al gobierno argentino que actúe con firmeza y responsabilidad, priorizando la salud de los habitantes y del río. Condenamos la actitud de haber ocultado información durante tanto tiempo, bajo excusas absolutamente injustificadas y pretendiendo ignorar que Botnia – UPM contaminaba. Nos solidarizamos con los asambleístas denunciados y querellados injustamente por el Gobierno ante la Justicia Federal. Impugnamos la tardanza en haber reconocido la afectación que sufre nuestro río Uruguay, luego de varios años de conflicto en los que se omitió actuar  en defensa de la salud pública como del ecosistema.  Exigimos  en defensa del derecho humano a vivir en un ambiente sano y que despliegue un accionar concreto y efectivo, que supere los discursos y deje de lado las debilidades exhibidas frente a los atropellos uruguayos.

9.    La Caru no puede ser un organismo burocrático e indolente, que en vez de administrar el río se conforma con administrar la contaminación. Debe, entre otras cosas, incluir su apertura a la participación ciudadana y que garantice el derecho de acceso a la información pública, garantizando el acceso a la información pública, encargándose de cumplir activa y públicamente con el mandato del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, junto al Comité Científico y examinar y controlar como allí se dispuso.

10.    Este conflicto solamente terminará cuando se erradique la planta de Botnia – UPM y desaparezca la causa que perjudica la unión de dos Pueblos hermanos”.asamblea-caravana-05-10-150x150

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/multitudinaria-protesta-contra-botnia-upm/