La visita a una favela y a un santuario, son los puntos fuertes del viaje del Papa a Brasil

Su llegada está prevista este lunes y se extenderá hasta el 29 de julio, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Rio de Janeiro.
Tras llegar el lunes a las 16h00 (19h00 GMT) al país con más
católicos del mundo, el papa realizará una visita de cortesía a la
presidenta Dilma Rousseff en el palacio Guanabara de Rio. Pero
antes se paseará por el centro de Rio durante una media hora en un
auto descubierto, de la catedral metropolitana al Teatro
Municipal, según un cambio de agenda de último momento anunciado
el viernes por el Vaticano.
Frente al palacio Guanabara, sede del gobierno estatal, ateos y
el grupo Anonymous Rio han convocado a manifestaciones contra el
gasto público de su visita y de la JMJ, estimado en 53 millones de
dólares.
El martes 23 de julio, el Papa, de 76 años, descansará del
largo viaje y no tiene previsto ningún encuentro oficial.
El miércoles 24 viajará por el día al santuario de la virgen de
Aparecida, la patrona de Brasil, a medio camino entre Sao Paulo y
Rio de Janeiro, que tiene un significado especial para el
pontífice, quien ya como cardenal visitó la ciudad en 2007, en
ocasión de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del
Caribe (Celam), que contó con la presencia de su antecesor, el
papa Benedicto XVI.
Al regresar a Rio, el papa visitará a adictos al crack en un
hospital franciscano.
La agenda del pontífice, con cerca de 17 homilías, incluye una
visita el 25 de julio a la comunidad de Varginha, una de las
favelas del Complejo de Manguinhos, entre las zonas más pobres de
Río de Janeiro y una de las más peligrosas hasta hace siete meses,
cuando fue reconquistada por la policía de manos de narcotraficantes.
Antes, bendecirá la bandera de los Juegos Olímpicos que se
celebrarán en Rio en 2016 y recibirá las llaves de la ciudad en
una ceremonia en la que son esperados los astros del fútbol
brasileño Pelé y Neymar.
En la noche dará su bienvenida a los cerca de 1,5 millones de
personas que participarán en la JMJ en la playa de Copacabana.
Al día siguiente, el viernes 26, el pontífice confesará a
varios jóvenes, se reunirá con presos y rezará el Via Crucis en
Copacabana.
El sábado oficiará misa en la catedral de Rio, se reunirá con
la clase dirigente del país en el Teatro Municipal y pronunciará
un discurso en la noche en la vigilia de los jóvenes en el «Campus
Fidei» de Guaratiba, a 60 km al oeste de Rio.
Volverá a Guaratiba el domingo para oficiar una multitudinaria
misa de cierre de la JMJ y en la tarde se reunirá con el comité
coordinador de la Celam, antes de abandonar Brasil a las 19h00
(22h00 GMT).
Durante su permanencia en el país con mayor número de católicos
al mundo, el papa residirá en el Centro de Estudios y Formación de
Sumaré, propiedad de la diócesis local y situado en las alturas de
Rio, en medio de la frondosa vegetación de la selva tropical
atlántica.

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/la-visita-a-una-favela-y-a-un-santuario-son-los-puntos-fuertes-del-viaje-del-papa-a-brasil/