LA CALANDRIA silenciosa .

Paraná, 16 de abril de 2013

Muchos me preguntan por La Calandria y no sé qué responderles porque esta pausa de casi cuatro meses no depende de mi.
Además no quiero hacer barullo ni ubicarme en el centro de nada. De todos modos, después de 13 años en el aire de LT14, la gente merece una explicación.

La CUESTION DE FONDO no es comentada por nadie y tiene que saberse. Sucede que LT14 ya no nos pertenece a los entrerrianos.
La hemos perdido y nadie habla de esto.
Siendo una emisora del Estado, se la manejaba con autonomía local y provincial. El director tenía libertad de actuar según su criterio de conducción radial.
Ahora ya no es más así. La ley de medios ha impuesto otras formas
y se maneja todo desde Buenos Aires, salvo detalles mínimos.

De esta radio se hizo cargo la RTA a mediados de 2010.
En setiembre u octubre de 2012 pasó a depender directamente de Radio Nacional. Está claro que de la central Buenos Aires de Radio Nacional, donde no saben quiénes somos ni qué hacemos. Y lo que es más grave, no les interesa saberlo.
Si el director local pudiera decidir, el asunto estaría arreglado. De eso no tengo dudas.

Pero a todo esto, ¿cuál es el problema? Muy simple: yo le reclamo a la radio 16 meses de honorarios por el micro Entrerrianías que dejé de percibir cuando RTA se hizo cargo de la emisora.
A su vez la radio me considera deudor por un saldo de La Calandria que no le pienso pagar si no me reconoce lo que me debe por Entrerrianías.
Las cifras son parecidas, inclusive hay una pequeña diferencia a mi favor que yo ofrezco equilibrar y salir cero a cero para reanudar La Calandria. Se puede arreglar. En Buenos Aires lo dudo. Hablan otro idioma.

Para mayor información de mis amigos adjunto copia de la nota que hace dos meses entregué al director de la emisora el último día que hablé con él.

Paraná, 22 de febrero de 2013.
Señor
Director de LT14 Radio General Urquiza
Don Jorge Carlos Ballay
SU DESPACHO
De mi mayor estima:

La necesidad de poner ciertas cosas en claro motiva la presente, seguro de encontrar eco en la buena disposición para solucionar problemas, que a usted caracteriza.

Durante diez años y nueve meses produje y realicé en LT14 Radio General Urquiza el microprograma Entrerrianías, espacio de un minuto y medio que se difundía seis veces cada día de lunes a lunes, sobre historias, leyendas, anécdotas, poemas, personalidades del pasado, costumbres, fauna, flora, toponimia, etc., todo referido a Entre Ríos.

Comenzó el ciclo en marzo de 2001 y pronto logró aceptación. En 2009 fue oficialmente reconocido por la Cámara de Diputados de la Provincia en una sesión especial. En 2010 me fue otorgado el Premio Nacional Santa Clara de Asís por ese trabajo. Curiosamente a menos de dos meses del premio, la radio dejó de pagarme los honorarios correspondientes.

Usted me conoce y sabe que nunca hice del lucro un asunto fundamental y excluyente. Pero se trata de un trabajo que he desempeñado regularmente, sin faltar un solo día, creo que con un aceptable nivel de eficiencia (de eso habla la continuidad del mismo) y favorable repercusión en la audiencia.

En setiembre de 2010 el entonces director, Juan Carlos Bettanin, me explicó que LT14 había pasado a depender de RTA y ya no podía disponer el pago de mis honorarios, pues había perdido autonomía para hacerlo. No obstante, me solicitó que no interrumpiera el ciclo, pues intentaría financiarlo con aporte del gobierno provincial o de un anunciante privado. Nada de eso ocurrió. Me consta que hizo gestiones, pero no dieron resultado.

No obstante, continué el micro durante 16 meses esperando cobrar mi trabajo. El 31 de diciembre de 2011 cerré el ciclo sin explicar nada al aire para no crear problemas a la emisora ni al director. Éste, mientras tanto, me manifestó que no bien lograra la financiación del micro, me convocaría nuevamente, atento a la importancia cultural que había alcanzado y a la afirmación de la identidad que la propuesta significaba. Además tenía relación con el lema “Se escucha Entre Ríos” que el señor Bettanín impuso a LT14.

Aclaro que nunca hubo contrato. Siempre fue todo de palabra y siempre cumplimos ambas partes sin problemas, hasta el final que he relatado.

Mientras tanto, por separado seguía yo realizando el programa La Calandria en coproducción con la emisora. El mismo se mantuvo en el aire desde marzo de 2000 hasta diciembre de 2012: 3.186 emisiones de una hora, de lunes a viernes. Fue reconocido con el Premio Nacional Broadcasting 2001, entregado al año siguiente y declarado de interés cultural en 2003 por la Secretaría de Cultura de Entre Ríos, en 2004 por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia y en 2008 por la Municipalidad de Paraná. La Calandria no sigue este año porque ahora la firma del contrato requiere un “libre deuda” que la dirección de la emisora no puede otorgar porque en la contabilidad de la misma figuro como deudor por el programa La Calandria. Por separado me considero acreedor de $ 28.800 (veintiocho mil ochocientos pesos) por falta de pago de 16 meses del micro Entrerrianías.

No he realizado hasta ahora reclamo legal alguno porque prefiero el diálogo. Es lo que estoy planteando. Sé que no hay contrato y como expresé antes todo ha sido de palabra. Pero la emisión del micro consta en los libros oficiales de transmisión de la emisora y la falta de pago del mismo en el tiempo indicado se puede comprobar revisando los asientos contables.

Propongo en consecuencia: cotejar los números de ambas cuentas y cerrar las mismas que -estimo- serían aproximadas, guardando cierto equilibrio. A partir de allí, autorizar el contrato por el programa La Calandria para 2013, lo que se puede concretar mientras se lleva a cabo la comprobación contable de lo que arriba manifiesto.

No planteo la reposición de Entrerrianías, pese a los antecedentes del ciclo y los reclamos del público, porque está cerrada la asignación de honorarios artísticos, según usted me lo informó. Queda pendiente para alguna otra ocasión, pero dejo constancia de mi interés en reanudarlo porque forma parte de mi trabajo, el que no podemos desempeñar en cualquier parte, sino en una emisora que reconozca los valores culturales.

Agradecido por la atención que le preste a la presente, salúdole cordialmente

Mario Alarcón Muñiz

De esta carta del 22/2/13, no he tenido respuesta alguna hasta hoy, 16/4/13, casi dos meses después. Además no he hablado con nadie.
Eso sí, la semana pasada me enteré que han sido incorporados a LT14 tres columnistas políticos que por supuesto han de tener contrato, el contrato que no se puede firmar para hacer Entrerrianías.
Dicho sea de paso, la ley de medios fue sancionada para federalizar los servicios de comunicación y proveerles de contenido cultural en beneficio del pueblo. Hasta ahora, todo al revés, aunque espero que corrijan el rumbo.

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/la-calandria-silenciosa/