Parente sobre el megajucio: “Me parece que va a haber sanciones duras”

 

El exdiputado provincial, exdiputado nacional, exconvencional constitucente, exconcejal de Diamante e integrante del Consejo de la Magistratura, Rodolfo Miguel Parente, analizó la situación de la Justicia entrerriana, ante el comienzo del juicio a Sergio Urribarri por delitos de corrupción. En diálogo con Cuestión de Fondo (Canal 9 Litoral), cuestionó las demoras en este tipo de causas, aunque se mostró esperanzado en los fiscales que investigan y en las posibles condenas que podrían “dejar un mensaje”.

 

–¿En qué momento nos encuentra en Entre Ríos el nivel de la Justicia provincial? con un megajuicio muy importante donde cuesta siempre trabajar los casos de corrupción, por todo lo que implica de pedidos de pruebas, las respuestas. A su entender ¿cómo estamos?

–Siempre fui un defensor de la Justicia de Entre Ríos, desde tiempos inmemoriales, y creo que esta Justicia que tenemos en la provincia, y especialmente los fiscales, producto de los concursos que hicieron en su momento, un buen grupo de fiscales, me dejan tranquilo en cuanto a que los temas de corrupción van a prosperar, con las condenas respectivas. Lo que me parece es que hay mucha rémora, deberían ser muchos más ágiles, es preocupante porque hay juicios que demoran más de 20 años y eso no puede ser. Hay que buscar una fórmula para abreviar los juicios de corrupción fundamentalmente, y hacerlos más ágiles.

–¿Pero depende de eso o hay estructuras superiores?

–No, depende de los abogados de los imputados que son una máquina de presentar recursos inconducentes y apelaciones que no tienen destino y eso demora los juicios porque los Tribunales necesariamente tienen que avocarse a esas cuestiones. Pero ha habido condenas, asuntos que han terminado muy bien con la devolución de bienes, el 23 de septiembre el Ministerio de Gobierno se hizo cargo de un departamento que era del exdiputado Taleb a quien yo denuncié en el año 2008, o sea que 18 años después se hizo realidad lo que planteé en su momento, que no le cerraban los números a esta persona. Ese juicio demoró innecesariamente muchos años. Esperemos que con Urribarri no pase lo mismo, está acusado de delitos, ustedes fueron parte de esa campaña, en el buen sentido de la palabra, porque Entre Ríos ha tenido una buena prensa, y está floja. Cada ciudad tenía su diario, importante, y en este momento esa cadena de diarios que tenían opinión, editorialistas, jefes de redacción, correctores, en fin, eso no existe más. Entonces al no haber prensa, tampoco trascendemos. Entre Ríos es una provincia que no trasciende, porque no genera nada desde el punto de vista político, pero debería trascender. Y no pasa así con otras provincias. La decadencia de Entre Ríos es una decadencia enfermiza, y me parece que ha llegado el momento de cambiar esa decadencia por algo que sea más virtuoso, y la Justicia forma parte de eso, pero con todo creo que ha dado respuestas, bastante adecuadas a las circunstancias.

–Un megajuicio donde se juntan cinco causas, donde el principal imputado es el exgobernador, actual embajador argentino en Israel y Chipre, donde aparecen otros hombres de la política involucrados, que están en un juicio que va a durar dos meses, a su entender ¿cuánto le sirve como mensaje a la clase política? ¿o cuánto calcula que se van a sentir advertidos que este tipo de situaciones no pueden seguir pasando en un Estado?

–No es fácil, creo que la crisis anómica que padece la República Argentina se ha extendido por todo el país y yo me niego a llamarle clase política, porque vengo de una familia política que nunca consideré que sea clase política. Pero creo que el mensaje tiene que llegar, necesariamente, pero para que llegue tiene que haber condenas, y no es fácil, porque los juicios en los cuales está involucrado el exgobernador, hoy embajador, son juicios de un relieve técnico que no ha sido fácil encontrar las pericias o los funcionarios que puedan peritar algunos aspectos de estos juicios, a mí me consta claramente esto. Entonces estamos con una infraestructura y con una falta de masa crítica en ese sentido que torna difícil la tarea de los fiscales. Pero no obstante eso creo que está muy bien encaminado, por lo poco que estoy siguiendo el tema, y me parece que es de toda evidencia que hay dos causas que son claramente escandalosas, como la del famoso tema del parador de Mar del Plata, y algunas otras causas, pero hay varias causas que tienen mandamientos muy serios desde el punto de vista legal. Y me parece que va a haber sanciones duras. Después viene la etapa del recurso de Casación, del recurso extraordinario y ahí los flejes se empiezan a aflojar.

–Uno ve que cuando avanzan estas causas de corrupción, o la causa más importante de la historia de Entre Ríos que es la de los contratos legislativos truchos, donde se desviaron 53 millones de dólares, para usted que tiene 50 años en la profesión, que fue legislador, convencional ¿cuánto lesiona esa relación entre poder político y justicia?

–Debería haber una paridad, como corresponde, son poderes distintos, el Poder Legislativo es uno y el Poder Judicial es otro, eso es claro. Lo que veo es que estos juicios pueden servir como una señal para que quienes ocupen cargos en la Legislatura y quienes tengan cargos en las presidencias de las Cámaras, pongan un poco de cuidado en todo lo que significa el manejo administrativo. Yo recuerdo cuando asumí como diputado en 1984, la Legislatura no existía, estaba devastada, había que buscar los taquígrafos en los sótanos porque no sabíamos dónde estaban, no había libros, máquinas de escribir, no había nada. Y me acuerdo que me tocó negociar con el peronismo, en ese momento el presidente del bloque era Juan Carlos Urriste, de Gualeguaychú, ahora alejado del peronismo, lo encontré hace unos meses en un sanatorio, y la negociación parecía con un árabe en medio oriente, porque él lo que quería eran tres o cuatro pensiones de la 4035 para los compañeros, y a mí me tocó llevar ese mensaje al Poder Ejecutivo, a Montiel, que no era nada fácil. Y en estas cosas era tremendamente delicado. Y tuve que negociar con Montiel. Esas 4035 nunca salieron. Yo comprometí de palabra, pero nunca salieron. Y yo veo lo que sucedió después en las legislaturas y ha sido un escándalo, desde las cajas de alimentos famosas, el tema del juicio político a Montiel, y especialmente en la última etapa de la Cámara cuando la presidió Urribarri justamente, y me llama poderosamente la atención que en ese momento sea reelegido Urribarri como presidente de la Cámara, estando imputado y denunciado. En nuestra época esto no hubiera sucedido. Yo me acuerdo que siendo diputado nacional, tuvimos un debate muy bravo en el bloque porque había gente que no lo quería reelegir a Pierri, y claro, no era un corrupto, era un típico dirigente del gran Buenos Aires, con los vicios que tiene esa clase de dirigente, y recuerdo que Jaroslavsky rompió dos o tres sillas porque él sostenía que debía elegirse al presidente que proponía la primera minoría o la mayoría. Hubo gente de nuestro partido que no lo aceptó y no asistió a la sesión. O sea: un mensaje. Ese mensaje nunca llegó acá. Se lo reelegía a Urribarri y acá no pasaba nada. Esto no es bueno, no es un buen mensaje para la sociedad, para nada, y eso hay que cambiar.

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2021/10/07/parente-sobre-el-megajucio-me-parece-que-va-a-haber-sanciones-duras/