Asalto a Ferreyra: la defensa del contador pidió “su desvinculación” del hecho

El contador de 33 años, está en libertad, pero supeditado a la causa en la que se investiga el violento robo al hijo del dueño de un corralón de Paraná. Uzín Olleros, dijo a Elonce TV que “las líneas que investigan, demuestran su inocencia.
El Juez de Garantías Nº 3, Ricardo Bonazzola, presidió este viernes la audiencia de medidas de coerción contra Mario Godoy, Luciano Cuatrín y Jesús Lemos, acusados por el violento asalto al hijo del dueño del corralón Almafuerte, Pablo Ferreyra.
Además, el abogado Carlos Guillermo Torrealday y el contador Horacio Javier Armándoa, están supeditados a la causa.
El contador que había sido detenido en el marco de la causa, fue liberado el lunes pasado tras un pedido de excarcelación realizada por el abogado defensor Ladislao Uzín Olleros. Aun aguardan los resultados de las pericias de las computadoras y celular de Armandola, para resolver su situación procesal en el caso.

Su abogado, expresó a Elonce TV que “estamos aguardando una resolución que los desvincule definitivamente del caso. Mi cliente no tiene ninguna conexión con el hecho. En un primer momento postulamos su inocencia y entendemos las líneas de investigación que se llevan a cabo así lo están demostrando. Si hubiera tenido alguna participación en el caso, con total certeza podemos afirmar, que hubiera estado sentado en la silla de los imputados en la audiencia que se celebró este viernes”.
Los investigadores entienden que las pesquisas estarían “ya cerradas”, indicaron a Elonce y agregaron que “falta conectar a los detenidos con el autor intelectual, el que ideó el robo”, explicaron sobre los detenidos que este viernes enfrentaron al juez en una audiencia de garantías.

Al respecto, el abogado defensor insistió en que si “habría algún indicio o elementos de la participación de nuestro defendido como `datero´ o `entregador´, hubiera estado todavía detenido con medidas restrictivas y no se le hubiera devuelto sus computadoras y celulares”.

Uzín Olleros, señaló que la tarea que realizaba el contador Armándola con el corralón Almafuerte “se limitaba una vez al mes, con las facturas que le entregaba la secretaria del local, para liquidar impuestos. Imprimía las boletas y las entregaba. No era el contador de la firma, ni quien emitía los balances. No tenía el mandato de las cuentas bancarias y de la caja bancaria. Jamás estuvo al tanto de las cifras que se manejan ni de la recaudación”.

Al finalizar, el letrado señaló que su cliente “no tiene vinculación de amistad ni de trato frecuente” con el abogado Carlos Guillermo Torrealday. Elonce.com

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2021/07/24/asalto-a-ferreyra-la-defensa-del-contador-pidio-su-desvinculacion-del-hecho/