Lucía Varisco: «Un discurso lleno de omisiones»

La diputada provincial, Lucía Varisco (UCR), expresó sus «disconformidad y profundas diferencias» con el discurso pronunciado por el gobernador, Gustavo Bordet, ayer ante la Asamblea Legislativa.
«El gobernador Bordet es un hombre de la democracia, indudablemente un dirigente con trayectoria y seguramente con principios y compromiso político.
En el ámbito de esa definición es que rescato y valoro profundamente el último tramo de su discurso en el que convoca a no abonar la grieta, a dejar de lado diferencias estériles y a discutir sanamente, por encima de ideologías los mejores caminos para potenciar nuestra provincia y a todos los entrerrianos. No es nada menos que esa la responsabilidad que debemos tener todos quienes hacemos política y en tal sentido el gobernador apela a profundizar ese camino.
Y en ese camino siempre encontrará en mí una persona dispuesta al diálogo, al aporte de ideas y a buscar y consolidar los consensos necesarios en beneficio del pueblo.
No obstante, en el marco de las discrepancias que permite precisamente la democracia y con el respeto que la investidura del primer mandatario merece, me permito manifestar mi disconformidad y profundas diferencias con su discurso ante la Asamblea Legislativa», dijo Varisco.
Opinó que el discurso «contuvo muchas expresiones en potencial; repetidas promesas; enunciaciones genéricas que solo representan hoy expresiones de deseo. En ese derrotero discursivo fueron muchas las enunciaciones sobre pequeños hechos presentados de manera magnificada.
Si bien enunció algunas medidas respecto al femicidio de Fátima, omitió marcar alguna responsabilidad respecto a la inoperancia del Estado en materia de violencia de género, entre otras cuestiones, que hubiera permitido evitar el desenlace fatal.
Lamentablemente el gobernador describió un panorama como si Entre Ríos fuera Disneylandia cuando la realidad demuestra que estamos a pasos del abismo tanto en lo económico-financiero como en lo institucional».
OMISIONES. Más adelante Varisco consideró que el discurso de Bordet estuvo «lleno de omisiones, con una marcada ausencia de autocrítica y demasiadas muchas medias verdades.
 El gobernador omitió o lo hizo tangencialmente admitir la situación real de la provincia en cuanto a lo económico y en cuanto la situación financiera que no es otra que una situación de cuasi quebranto, muy cercana al default.
Un endeudamiento nunca visto en la historia de Entre Ríos y que necesita permanentemente el auxilio de los recursos de la nación para poder hacer frente a sus compromisos con deudores, proveedores y con el sueldo de los empleados públicos y ni hablar de la obra pública, cuya mayoría de las pocas en ejecución son con aportes del tesoro nacional mereced al beneplácito de algunos funcionarios», reseñó.
Y agregó: «El gobernador omitió también reconocer su propia responsabilidad por cuanto es su segundo mandato al frente del Ejecutivo Provincial, lleva más de 5 años en el poder, lo que indica una responsabilidad crucial en el grave problema en que se encuentra Entre Ríos y obviamente en la solución y el compromiso de los asuntos de la provincia.
Señalar responsabilidades es tan importante como reconocer los errores propios y en ese sentido el gobernador, por una cuestión de incomodidad política, tampoco reconoció clara y contundentemente que el peronismo desde el año 1983 a la fecha, de 38 años del retorno a la democracia, ha gobernado esta provincia durante 30 años, con lo cual es contundente  de quién es la responsabilidad mayor de que nuestra provincia otrora pujante, productiva y bien considerada,  sea hoy una de las más endeudadas del país y con una situación económico financiera desastrosa. Más allá de otras consideraciones, la fragilidad del estado provincial es de tal magnitud que, sin ser exagerada podría estallar de un momento a otro sin el auxilio nacional.
Es notorio también en las palabras del gobernador la ausencia de interés en las reformas políticas imprescindibles para dar calidad institucional a nuestro sistema electoral, otro de los temas que fue oportunamente asumido y que sin embargo no apareció en boca del gobernador
Igualmente, el gobernador omitió explicitar realmente quienes han tenido la responsabilidad política de que nuestra provincia esté en el estado de quebranto en el que está: sin infraestructura en los establecimientos escolares; nula infraestructura de envergadura y una situación inaudita de colapso y desfinanciamiento del IOSPER, la obra social de los empleados públicos, que debería recibir millones de pesos del aporte de la provincia que no llegan o llegan a cuenta gotas.
Bordet no asume tampoco las responsabilidades del quebranto financiero tremendo de la caja de jubilaciones de la provincia entre otras serias y profundas dificultades de distintos organismos que se encuentran en un serio deterioro y de cuya responsabilidad casi absoluta es del peronismo que ha gobernado esta provincia, repito, durante 30 años.
 También omite el gobernador su responsabilidad en cuanto a la falta de inversión en salud pública, al menos no en la dimensión de las necesidades, durante estos últimos 5 años o la falta de inversión en materia de Educación Pública a pesar del permanente esfuerzo y reclamo de las entidades gremiales. Y de la inminente decisión de volver a las clases presenciales cuando son innumerables las carencias educativas en establecimientos escolares y en la seguridad sanitaria para docentes, alumnos y trabajadores de la educación. Es evidente que no están dadas esas condiciones para asegurar razonablemente el inicio de clases.
Poco y nada de lo expresado en las medidas de ajuste implementadas por su gobierno a través de la ley de Emergencia se ha llevado a cabo. Todo el esfuerzo Solo ha recaído en los sectores más vulnerables y de menores ingresos, pero sin embargo el Estado no ha hecho los esfuerzos ni ha tomado las medidas necesarias para contener el gasto público, por el contrario, vemos todos los días, entre otras cuestiones cómo los distintos organismos se llenan de nombramientos en cargos jerárquicos y altos emolumentos en concepto de sueldos.
Tampoco el gobernador hace mención explícitamente a cuáles serán las medidas de fondo para encaminar o el menos corregir en parte la situación catastrófica de las arcas provinciales el déficit estructural y el endeudamiento en dólares con los bonistas de Estados Unidos; cutas únicas medidas hasta el momento han sido solo una mayor e insostenible presión tributaria sobre los sectores del trabajo, la producción y la industria.
También omite el gobernador manifestar la necesaria y profunda reestructuración de la justicia cuyo compromiso lo manifestó públicamente el año pasado, pero sin embargo hasta ahora no ha tenido el coraje de enfrentar esos temas imprescindibles que hacen a la institucionalidad a la democracia misma».
Finalmente, la diputada Varisco, señaló: «Lamentablemente ninguno de los proyectos en ese sentido ha sido impulsado por el Ejecutivo para llevar a cabo las reformas que la justicia entre otros sectores del estado está necesitando desde hace muchos años para fortalecer los ámbitos institucionales de la provincia y el estado mismo del derecho bastante mal trecho en los últimos tiempos a la luz de cualquier simple observador.
Es evidente entonces que hay intereses detrás de escena por lo cual los cambios y las reformas judiciales imprescindibles no son impulsadas ni parecieran ser interés del gobernador.
Seguramente, como dirigente de los más altos ámbitos de la política y como hombre de bien, el primer mandatario podrá agendar este humilde aporte crítico despejado de cualquier oportunismo político.
Cuando hay compromiso y voluntad siempre hay tiempo y lugar para las correcciones necesarias y las transformaciones que hoy requiere nuestra provincia para sobrellevar esta profunda crisis.

A ese compromiso y voluntad democrática apelamos sanamente», concluyó.

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2021/02/16/lucia-varisco-un-discurso-lleno-de-omisiones/