Una masiva marcha copó las calles de Paraná, contra las políticas del gobierno.

Organizaciones sociales, gremiales,  ambientales, estudiantiles, y partidos políticos de izquierda, se movilizaron este martes a la Casa de Gobierno para visibilizar sus reclamos en contra de las políticas del Estado entrerriano, reclamar por un ambiente sano, y exigir respuestas a las reivindicaciones históricas de los trabajadores.

Con pancartas, carteles, bombos y redoblantes, cientos de personas comenzaron a concentrarse sobre calle Monte Caseros, frente a la catedral de Paraná, desde las 18. Allí se fueron agrupando las diferentes organizaciones, claramente identificadas, que comenzaron a movilizarse cerca de las 19.

 

Una cuerda de tambores  abrió el paso de la movilización que, convocada por la Multisectorial, marchó primero por calle 25 de Mayo, hasta Santa Fe, y de allí bordeó la Casa Gris, hasta instalarse frente a la puerta central, fuertemente custodiada por efectivos de la policía, de civil y uniformados.

 

Pluralidad de voces
El integrante de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú Juan Veronesi, explicó a AIM que la participación de la organización que integra en la movilización se debió a que “con otras asambleas y foros de la cuenca del río Uruguay, quisimos venir para pedirles a los presidentes que participan de la Cumbre, que decidan medidas en defensa del medio ambiente, ya que (los ciudadanos) nos estamos perjudicando enormemente, en particular en esta zona”.

 

Veronesi cargó contra los gobiernos que propician el fracking y  la instalación de industrias altamente contaminantes, y permiten el uso indiscriminado de agrotóxicos, sin control alguno. “Los mandatarios deben aplicar medidas que nos permitan vivir en un ambiente sano, donde realmente se defienda la vida”.

“No es lo que el relato muestra”
A su turno, la secretaria General de la seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), Alejandra Gervasoni, dijo a esta Agencia que “una vez más, los trabajadores estamos en la calle, esta vez, para mostrar a los presidentes que nos visitan que existe otra realidad que no es la que el relato oficial muestra”.

La sindicalista señaló que “detrás del vallado que se montó para impedir el paso de la ciudadanía que no está dentro de la llamada ‘zona de exclusión’, hay otra realidad; hay problemas y dificultades que no se ven desde ahí porque el gobierno se ocupó de taparlas. Pero queremos que se sepa que en esta provincia donde el gobernador (Sergio Urribarri) es precandidato a presidente de la nación, ha aumentado la pobreza, no hay políticas sociales adecuadas porque se le da la espalda a las necesidades de los trabajadores y del pueblo, la deserción escolar es cada vez mayor, y el narcotráfico crece de manera escandalosa. Por eso le pedimos al mandatario que en vez de salir de gira proselitista, con un ‘sueño’ que nunca jamás se hará realidad, se dedique a conducir los destinos de los entrerrianos”.

En tanto, el secretario general de la CTA Autónoma, Esteban Olarán, recordó a AIM que desde la organización que lidera convocaron a una Multisectorial a la cual se sumaron otras entidades, partidos políticos, centros de estudiantes secundarios, universidades, y asambleas ambientales, “para expresar el rechazo a la falta de una política integral hacia el conjunto del pueblo entrerriano, y denunciar el despilfarro que se ha hecho en esta Cumbre, que lejos está de representar los intereses del pueblo”.

Para Olarán, “la política que han llevado adelante los gobiernos nacional y provincial, atada al Mercosur, ha sido de entrega. Y como muestra, basta un botón: Vaca Muerta, principal reserva de hidrocarburo en nuestro país, pasó a las manos de Chevron, mientras en nuestra provincia, el ex Frigorifico San José y la cooperativa Cotapa, ahora propiedad de capitales chinos,  siguen recibiendo subsidios del Estado. Lo escandaloso es que para los salarios de los trabajadores nunca hay plata, como tampoco la hay para salud o educación, o para políticas para la niñez, pero sí hubo para dilapidar  millones de pesos en contrataciones directas para esta Cumbre, y para vallar la ciudad y generar gastos que al común de los ciudadanos no le interesan en lo más mínimo”.

Un encuentro hostil a los intereses del pueblo
Por su parte,  Luis Meiners, referente provincial de la Nueva Izquierda- Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), explicó a esta Agencia que la crítica desde el sector se basa en dos aspectos: “por un lado el gasto desmedido del gobierno y sin control, mientras el pueblo entrerriano sufre un feroz ajuste y, por otro, lo que significa el Mercosur, que no es más que una ratificación de las políticas de extractivistas de saqueo de las naciones y destrucción de la tierra”.

 

En ese sentido, el docente detalló a esta Agencia que “mientras el gobierno gasta para la cumbre, el salario de los trabajadores de nuestra provincia está entre los más bajos del país y los ministros aseguran que no hay plata para bonos o aumentos y, además, utilizan la plata del pueblo entrerriano para ‘embellecer’ las calles por donde transitaran los presidentes”

 

En relación al segundo aspecto, el dirigente provincial precisó que desde el MST saben “que la ostentación del gasto para la cumbre es una muestra más de los privilegios de funcionarios y políticos, privilegios que existen para que los políticos y funcionarios sigan gobernando para los privilegiados, es decir, además de la Cumbre de presidentes estará la cumbre de empresarios, ya que nuestra región y nuestro continente sufren las consecuencias de un modelo capitalista, neocolonial y extractivista que se profundizó a través de la extensión del monocultivo y los agrotóxicos de la mano del agronegocio, de la mega minería contaminante y ahora con el fracking para sostener el negocio de las petroleras”.

 

En tanto, desde el Partido Obrero (PO) afirmaron que la realización de la Cumbre del Mercosur en Paraná “no contribuirá en nada a resolver los problemas de los trabajadores y el pueblo entrerrianos; por sus fines y por sus participantes está llamado a ser un encuentro ajeno e incluso hostil a sus intereses”.

 

En el ámbito local, la organización de la Cumbre “fue concebida desde el inicio como un episodio del ‘sueño entrerriano’ y presentada por Sergio Urribarri como un premio de Cristina Kirchner a su gobierno, por su acompañamiento político incondicional (obsecuente) y por la evolución económica y social de Entre Ríos, que revelaría acabadamente las bondades del ‘modelo nacional y popular’. Pero lo cierto es que tanto el sueño entrerriano como el modelo K se convirtieron en pesadillas, y la Cumbre no hará más que reflejarlo”.

“Ni Urribarri ni Cristina tienen posibilidades de reelección, lo cual explica que quieran usar la Cumbre para sus maniobras de supervivencia política. Urribarri para conservar viva la ilusión de una candidatura presidencial, que a esta altura sólo sirve para mantener alineado al oficialismo local y negociar algún puesto en el armado sciolista después o incluso antes de las Paso. Cristina para estirar el relato de un modelo ‘nacional y popular’ que hace agua por todos lados cuando su gobierno avanza incansable por el camino del ajuste y la entrega nacional”.

“El uso de recursos millonarios por fuera del presupuesto y de cualquier control y la realización de obras y arreglos en tiempo récord han terminado de desnudar políticamente al urribarrismo que, al igual que el gobierno nacional, viene descargando la crisis sobre los trabajadores y el pueblo en favor de las grandes patronales. El despilfarro de fondos por un encuentro que durará dos días y que no cambiará en nada la realidad provincial contrasta con las reiteradas negativas a mejorar los salarios de los empleados públicos y los miserables presupuestos para los sistemas de salud y educación. El ataque al patrimonio cultural y natural de Paraná, la restricción al uso del espacio público y la militarización de la ciudad también expresan la orientación social del urribarrismo. Un gobierno dispuesto a tirarse la plata de los entrerrianos en su propio proyecto político, que nada tiene que ver con las aspiraciones populares, y que encima pretende invisibilizar los reclamos crecientes de distintos sectores obreros y populares para seguir jactándose de una supuesta “paz social” en la provincia”, advirtieron.

En el marco de la Cumbre Cristina “aspira a concretar el proyecto de elección de los representantes al Parlamento del Mercosur, que le permitiría encabezar las listas del oficialismo en 2015 y lograr la inmunidad judicial frente a la multiplicación de causas por corrupción en su contra. El encuentro sería también la oportunidad para un nuevo pronunciamiento en contra de los fondos buitres y la reestructuración de las deudas soberanas, luego de que en la ONU se aprobara comenzar a tratar el proyecto en ese sentido impulsado por el país. Una impostura absoluta tratándose de gobiernos, en primer lugar el de Cristina Kirchner, que vienen descargando el ajuste contra sus pueblos, llevando a sus economías a la debacle y reprimiendo la protesta social justamente para sostener el pago de sus deudas soberanas. Como sea, el pronunciamiento estará orientado no a repudiar la deuda usuraria que bloqueó el desarrollo de América Latina en los últimos 40 años, sino a defender su pago desde una perspectiva “nacional y popular”.

Los gobiernos participantes de la Cumbre “intentan vender la idea de que bajo sus mandatos se ha “resignificado” el Mercosur, un proyecto de integración regional moldeado por el neoliberalismo en los 90. Lo cierto es que la integración se encuentra estancada desde hace años y el bloque es cada vez más sólo un armado a la medida de las grandes multinacionales extranjeras y sus socios locales. El Mercosur ha sido orientado desde siempre, también bajo los gobiernos nacionalistas de la última década, según los intereses de la burguesía. Para lograr una integración que esté verdaderamente al servicio de los pueblos de la región es necesario otro tipo de asociación regional, que sólo puede resultar de gobiernos de otra naturaleza social y de la unidad socialista de América Latina”, advirtieron desde el PO Entre Ríos.

El detalle
Una vez que la marcha recaló en la explanada de la Casa de Gobierno, un helicóptero se ubicó por encima de los trabajadores durante todo el tiempo que duró la expresión popular. Fue en ese momento en que las voces se unieron para cantar al unísono: “y ya lo ve, y ya lo ve, es para Urribarri que lo mira por TV”.

Quiénes participaron
En la marcha estuvieron activistas de las asambleas Ciudadana Ambiental de Gualeguaychý, Concordia, Concepción del Uruguay y Chajarí y de ‘Más Ríos, menos termas’; trabajadores de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) Paraná; la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA)  Entre Ríos; seccionales de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) identificados con  la Agrupación Nacional Unidad y Solidaridad de la Asociación Trabajadores del Estado (Anusate; la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Atsa); y militantes del Partido de   los Trabajadores Socialistas (PTS); el Partido Obrero (PO); el Movimiento Socialista de los Trabajadores- Nueva Izquierda; El Partido Comunista Revolucionario (PCR); la Corriente Clasista y Combativa; militantes de la CTA Paraná.
De la Redacción de AIMmarcha-16-diciembre-III-300x225

 

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2014/12/17/una-masiva-marcha-copo-las-calles-de-parana-contra-las-politicas-del-gobierno/