FAA inauguró su 102° Congreso Anual Ordinario en Rosario.

Este mediodía, cientos de delegados de todo el país de Federación Agraria Argentina, llegaron a Rosario para participar del 102° Congreso Anual Ordinario de la entidad, que sesionará hoy y mañana, en el que se elegirá la conducción y se definirá la política a seguir por la organización en el próximo año.

En su último discurso como presidente de FAA, Eduardo Buzzi dijo: “Creemos y creímos que era necesario resistir, y como pudimos, muchas veces en soledad, nos movilizamos. Quiero destacar el trabajo de asambleas y acciones que hicieron los compañeros desde la ruta, como sucedió en Mendoza, que lograron que el  agua sea para la gente y la agricultura y no para la minería. También quiero rescatar a los yerbateros, a los lecheros, a los tabacaleros de Catamarca, a los que resistieron desalojos en Neuquén y Río Negro. A los tractorazos que organizaron en Villa Angela, a los compañeros de Casilda, de Chivilcoy, de General Alvear y de Córdoba, que pusieron lo que tuvieron que poner y supieron dar una pelea desigual porque se dan cuenta que esto no da más”.

Lo que espero es que esa semilla de resistencia, de rebeldía, siga tomando cuerpo en todo el país”, sentenció y agregó: “Pero no sólo luchamos, también gestionamos. Y en ese sentido, hay que destacar el logro de una gestión de la secretaría gremial, encabezada por Omar Príncipe, que consiguió que 17000 productores recibieran la devolución de IVA que no tenían en los últimos años, que fue una gestión universal, porque no tenía a los amigos como destinatarios, sino a todos los federados que plantearon la necesidad, y lograron 580 millones de pesos. Y eso que se consiguió no amordazó a la FAA, sino que mantuvo su posición. Esto demuestra que se puede discutir, proponer, gestionar, sin que nos amordacen, y que se puede segmentar, que es técnicamente posible. Estoy convencido de que esa debe ser la gestión de una entidad gremial”.

En relación con la discusión que se dará en las próximas horas, y que derivará en las elecciones en las que los federados decidirán sus autoridades dijo: “Tenemos diferencias y está bien, porque somos una entidad plural, con distintas formas de pensamiento, y es importante que discutamos desde la diferencia para poder hacer luego una síntesis. Urge dejar de lado la intencionalidad de hacer daño, porque creo que no tenemos que seguir ese camino. Tenemos que reflexionar, y situarnos en la responsabilidad que tenemos, como federados, para que la agricultura familiar en la argentina no se limite a estos escasos 150 años de historia. Porque si, además, nuestros pueblos que antes fueron prósperos, ahora son geriátricos, y fantasmas después, estamos jodidos. Si en lugar de haber más canchas de futbol hay de más canchas de bochas, estamos jodidos. Esa es nuestra responsabilidad, compañeros”.

En su discurso, Buzzi también valoró la “seriedad de la gente de la Inspección General de Personas Jurídicas, que están acá presentes observando detenidamente cada detalle, cada situación que se fue presentando y cualquiera sea el resultado, nadie puede decir que este congreso ha estado viciado de ningún tipo de anormalidad”.

Otros puntos de interés del discurso de Buzzi:

 

En el 2011 desde FAA advertimos que íbamos hacia un desenlace donde la cuestión agropecuaria iba a estar cada vez peor, aún con el 54% de los votos de Cristina Fernández de Kirchner. Dijimos que necesitábamos una actitud de resistencia, no condescendiente, pues ya se advertía un deterioro en lo económico y en lo institucional, y dijimos que si el modelo seguía así, iba a consumar lo que se había iniciado en la década del ’90, viendo el proceso de concentración que se evidenciaba del 2003 en adelante. Por eso dijimos resistencia, decidimos confrontar.

Después, en 2012, en el Centenario, cuando una delegada me dijo que no habíamos hablado de las economías regionales, porque hicimos eje en la calidad institucional. Pero lo hacíamos porque estábamos diciendo “ojo con lo que están haciendo en el Congreso, en la Justicia y en otras instituciones”, que era un avasallamiento que ya se evidenciaba en aquél momento.

Esto derivó, sumado a un proceso de deterioro de la economía, que en el 2013 hubo un fuerte gesto de la ciudadanía diciendo que no a muchos candidatos oficialistas. En ese momento asistíamos a la idea de la década ganada, pero nosotros hablábamos de década desperdiciada. Se pudo haber ganado en corregir las profundas desigualdades que tiene la Argentina, pero en verdad lo que se estaba dando era una mayor desigualdad, pues se seguía concentrando en un nuevo capitalismo de amigos, que enriquecía a unos pocos y empobrecía a muchos más.

En 2014 la inflación empezó a ser cada vez más preocupante, la economía comenzó a  evidenciar un estancamiento. Pero, lejos de advertir esta realidad, siguen manteniendo la misma línea. Cambiaron el collar, pero el perro seguía siendo el mismo. Pusieron a Capitanich, a Yauhar (que fue el peor ministro que hemos tenido, más allá de que algún federado haya dicho ‘gracias ministro´). En 2013, entonces, más allá del cambio de funcionarios, desperdiciaron otra oportunidad. Porque podrían haber tenido un cambio de actitud, pero sólo cambiaron los nombres.

Y siguieron con el ninguneo con las entidades de productores agropecuarios. En diciembre de 2013 presentamos un trabajo exponiendo el potencial del sector agropecuario, pero tampoco fuimos recibidos. Y, lejos de atendernos, siguieron el proceso de ningunearnos. Para terminar, todo este desenlace, en enero de 2014, devaluación. Intentaron ponernos como los grandes ganadores, y tuvimos a salir a explicar que la enorme mayoría de los que estamos acá tenemos mayores costos en dólares, y allí en lugar de resolver los problemas.

Y todo esto se enmarca en una perspectiva que nos preocupa mucho, que es el deterioro del consumo, el 40 % de inflación que estamos sufriendo todos los argentinos, que hay miles que cobran 6000 o 7000 mensuales y están bajo la línea de pobreza. Se perdieron 400000 puestos de trabajo y estamos con 10 millones de pobres en la Argentina de los alimentos.

Como siempre digo, los métodos se miden por los resultados, y esta política está dando resultados nefastos: enormes distorsiones en materia cambiaria, combustible a $ 14, la presión impositiva, pagando impuesto a las ganancias sobre las mismas bases que se pusieron hace 20 años. Hablan de un país que incluye pero lo que crece es la precariedad y la pobreza. Pero además, y esto es lo más llamativo, es que hay un giro a la ortodoxia económica. Son pagadores seriales de deuda, y esa es la cuestión.

Estamos además en un problema nacional, con un gobierno mentiroso que con un relato miente, impone y no recibe a quienes piensan diferente. Sí a los que son condescendientes, que les tiran alguna migaja, para entrar en ese juego de ruptura, pero no le reconocen representatividad a los que piensan de otra manera.

Y bajo el discurso épico lo que hacen es profundizar las contradicciones. Perpetuarse el poder con un discurso progresista, mientras le otorgan la minería a multinacionales canadienses, el petróleo a Rockefeller, el comercio de granos y carnes a multinacionales, le pagan 250000 millones de dólares a organismos financieros… y ¿se imaginan lo que se podía haber hecho con esa plata en materia social y de desarrollo nacional?

Pero priorizan la timba financiera. Porque no hay mejor negocio que haber comprado dólares a 7 u 8 pesos que se duplicaron, o poner plata en plazo fijo y no pagar ganancias por los beneficios que eso dé. No hay vueltas que darle, eso se llama patria financiera, y la lleva adelante el keynesiano, en otro tiempo marxista, Kicillof. not_7132_CONGRESO

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2014/12/02/faa-inauguro-su-102-congreso-anual-ordinario-en-rosario/