“Gracias a Dios hoy puedo dar testimonio de todo lo que pasé”, dijo Fátima Heinze.

“Cada uno en la vida tiene una misión y la mía fue la de ayudar a los chicos con fibrosis quística y a su familia”, alentó la joven ante Elonce TV durante su etapa de rehabilitación. En 30 o 45 días regresará a Entre Ríos.
Fátima Heinze, la joven entrerriana que padece Fibrosis Quística y que el mes pasado fue sometida a un trasplante bipulmonar recibió este viernes el alta de la Fundación Favaloro, comenzó la etapa de rehabilitación y en 30 o 45 días regresará a Entre Ríos. En diálogo con El Despertador el programa que se emite por Elonce TV, Faty contó cómo fue el proceso que le tocó vivir: “Me dieron el alta el viernes y estoy viviendo en un departamentito a dos cuadras de la Fundación, esperando a comenzar con los controles esta semana; después sigue la rehabilitación, dos veces por semana, en el Centro de vida de la fundación Favaloro donde voy a ser atendida por kinesiólogos que me ayudarán a caminar bien, a hacer ejercicios para expandir los pulmones nuevos y para recuperar fuerza porque estuve muchos días en cama y necesito recuperar musculatura y subir de peso”. “El primer año tengo que poner un par de cuidados que son fundamentales para que todo salga bien y poder seguir con mi vida normal”, destacó.

“Gracias a Dios, respirando bien y sin oxígeno ya. Fue todo un milagro”, alentó la joven trasplantada y fundamentó el por qué del milagro: “Comencé en 2012 para que la obra social me cubra con Favaloro, en enero de este año me llamaron desde la Fundación para la evaluación pre-trasplante, el abril entre en lista de espera, en mayo se hizo un mes, el 26 me interné en la Fundación y el 7 de junio me trasplantaron, para mi fue todo muy rápido”.

“Lo que hace la gente de Favaloro es un milagro, son excelentes profesionales y te tratan con un amor incondicional”, agregó más adelante.

En la oportunidad, se le preguntó a Faty cómo vivió todos los mensajes de aliento que le llegaron, tanto de familiares, amigos, allegados, y hasta de Abel Pintos y de jugadores de la Selección argentina de Fútbol. “Llegó todo porque todo me lo transmitían; mientras estaba conectada al pulmón artificial, mi familia estaba conmigo y me iban contando lo que pasaba. Ellos se daban cuenta que los escuchaba porque mi corazón se aceleraba y podían verlo en la pantallita a la que estaba conectada”, recordó. “Fue una sorpresa muy linda y muy emocionante escuchar el mensaje de aliento de Abel porque soy fanática”.

En la misma línea se le consultó por su fuente de vitalidad, qué es lo que la mueve a seguir adelante. “Cada uno en la vida tiene una misión y la mía fue la de ayudar a los chicos con fibrosis quística y a su familia, por eso cree la asociación. Seguir trabajando y difundiendo sobre la importancia de la donación de órganos porque no hay que olvidarse que uno la puede necesitar, no sólo por tener fibrosis quística sino porque las circunstancias de la vida muchas veces te llevan a necesitar un trasplante”, valoró la joven. Al preguntarle si tu miedo, Faty acotó: “Siempre se tiene miedo, era una operación compleja y uno tiene que enfrentarse a un montón de cosas, de emociones. Me lloré todo después del trasplante porque antes no tuve tiempo”.

“Eran lágrimas de alegría y de emoción porque estuve al borde de la muerte, el cirujano me dijo: `Faty te sacamos de los pelos de allá abajo´; estuve muy comprometida, entré cinco veces al quirófano porque sangraba mucho pero me recupere gracias a todo lo que ellos hicieron y gracias a Dios hoy puedo dar testimonio de todo lo que pasé”, finalizó. Elonce.come_1404514518

Enlace permanente a este artículo: https://www.siglo21digital.com.ar/2014/07/07/gracias-a-dios-hoy-puedo-dar-testimonio-de-todo-lo-que-pase-dijo-fatima-heinze/